Página de autor

La nueva política económica de Lenín Moreno.

América Latina

Hace dos años, Lenin Moreno fue elegido como presidente de Ecuador porque fue elegido sucesor de Rafael Correa, un populista de izquierda que había gobernado el país durante la década anterior durante un auge petrolero. Como socialdemócrata, el señor Moreno ha cambiado poco a poco las políticas de su antecesor. El señor Correa era un aliado del dictador izquierdista de Venezuela, Nicolás Maduro. Moreno ha respaldado a Juan Guaidó, el líder de la oposición. Ha abierto conversaciones comerciales con Estados Unidos. El 11 de abril, la policía británica arrestó a Julian Assange, el co-fundador de WikiLeaks, en la embajada ecuatoriana en Londres después de que el señor Moreno retirara el asilo otorgado por el señor Correa en 2012.

El señor Correa al menos invirtió algo de su ganancia inesperada en carreteras y hospitales. Pero despilfarró mucho de eso. El gasto público aumentó del 20% del pib a 40% en sus años en el poder. Los salarios del sector público casi también se duplicaron. Los elefantes blancos se multiplicaron. En enero, los auditores revelaron que los grandes grandes proyectos del Sr. Correa que involucraban a Petroecuador, la empresa estatal de petróleo y gas, presentaban una sobrecarga de $ 2.500 millones en la facturación de los contratistas. Como hacen los populistas cuando las cosas se ponen difíciles, el señor Correa tomó prestado. La deuda pública se triplicó en cinco años y el gobierno se hizo cargo de las reservas del banco central.

El objetivo del programa es poner al público sobre una base sostenible y mejorar la competitividad de la economía. Implica un ajuste fiscal ambicioso, de cinco puntos en los próximos tres años. Esto puede ser más fácil de lo que es debido a que el Sr. Correa fue un desperdicio. El gobierno ya ha recortado significativamente el déficit. Los supuestos del programa se basan en Augusto de la Torre, ex jefe del banco central de Ecuador.

El programa económico contiene el germen de un ecuador diferente. En lugar de ser un miembro de la OPEP a la sombra de Venezuela, podría combinar las virtudes de Perú y Panamá. Al igual que Perú, podría ser un exportador diversificado de minerales y productos agrícolas (ya vende flores cortadas y cacao de alta calidad). Y al igual que Panamá, podría utilizar la estabilidad ofrecida por el dólar para convertirse en un centro de servicios. Llegar allí requiere liderazgo político. El señor Moreno ha alejado a su país a medio camino del populismo. Completar el viaje puede ser más difícil.

La mayor investigación anticorrupción de Brasil se encuentra en un punto de inflexión.

América Latina

Por cinco años Operación lava Jato (Car Wash), una investigación extensa que lucha contra la corrupción, ha dominado los titulares en Brasil. Terminó las carreras políticas, llevó al cierre de los jefes de la compañía y ayudó a hacer posible el año pasado la elección de Jair Bolsonaro, un congresista de derechas de bajo rango, a la presidencia de Brasil. Él fulminó contra la corrupción durante la campaña, pero la investigación desapareció de los titulares. El arresto el mes pasado de Michel Temer, un ex presidente, lo trajo de vuelta. Los fiscales dicen que ejecutó un plan que malversó hasta 1.800mn de reales (427 millones de dólares) durante cuatro décadas, incluso durante su presidencia en 2016-2018. El señor Temer niega los cargos. Un juez lo liberó mientras la investigación continúa.

Lava Jato comenzó como un caso rutinario de lavado de dinero en la ciudad sureña de Curitiba. Provocó revelaciones de que las empresas de construcción habían pagado miles de millones de dólares en sobornos a políticos a cambio de contratos lucrativos con Petrobras, la compañía petrolera controlada por el estado. Los fiscales en Curitiba han obtenido condenas de 155 personas y sentencias de prisión que suman más de 2,000 años. Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente del Partido de los Trabajadores de izquierda, cumple penas de cárcel por un total de 25 años en la ciudad. Las investigaciones en Curitiba y en otras ciudades han dado lugar a decenas de condenas y miles de millones de dólares en multas (consulte la tabla a continuación). Los fiscales brasileños han ayudado a los extranjeros a perseguir casos relacionados, especialmente en Perú. El Sr. Bolsonaro nombró a Sérgio Moro, el juez que encarceló a Lula, como su ministro de justicia.

A través de Lava Jato, los brasileños han llegado a ver la corrupción sistémica como algo indignante en lugar de inevitable. Los ciudadanos realizaron manifestaciones masivas en su contra y votaron a los políticos corruptos fuera del cargo. Las empresas han creado departamentos de cumplimiento. El tribunal supremo prohibió las contribuciones corporativas a las campañas electorales y dictaminó que los delincuentes condenados podrían ser encarcelados después de perder su primera apelación (en lugar de permanecer libres hasta que se agotaron todas sus apelaciones). Lava Jato ha alentado y se ha beneficiado de la ira pública. “Sin la insistencia de la sociedad, no tendríamos Lava Jato”, dice Deltan Dallagnol, un fiscal.

Se sigue moliendo. Cientos de sospechosos, además del Sr. Temer, esperan las sentencias de los tribunales en Curitiba y otras ciudades, donde se están investigando otros esquemas de corrupción. Pero este tipo de investigación “mira al pasado”, dice Silvana Batini, una fiscal de la fuerza de tarea de Lava Jato en Río.

Una tercera amenaza es la respuesta demagógica de los partidarios del Sr. Bolsonaro a tales contratiempos. Acusan a la corte más alta de estar en liga con la velha política (política antigua). Eduardo, uno de los hijos del Sr. Bolsonaro, un diputado federal de São Paulo, dijo antes de la elección que un “soldado y un cabo” podrían cerrar la corte. Tomando una estrategia diferente, el Sr. Bolsonaro propuso duplicar el número de jueces, para que pudiera empacarlo con sus designados. Tal fanatismo en defensa del estado de derecho podría acabar debilitándolo.

Los creadores de instituciones están mirando al Sr. Moro. Él dice que aceptó el trabajo en el gabinete del Sr. Bolsonaro para asegurarse de que Lava Jato no termine como las “manos limpias” de Italia en la década de 1990, lo que implicó a muchos políticos sin cambiar el sistema. El Sr. Moro llevó a su primera reunión con el Sr. Bolsonaro un documento de 624 páginas llamado “Nuevas medidas contra la corrupción”, redactado por fgv y Transparencia Internacional, un perro guardián.

Pero la política puede limitar las ambiciones de Moro. Su primer proyecto de ley contra el crimen tiene algunas ideas valiosas, incluida la protección para los denunciantes y un estatuto de limitaciones más largo para la corrupción. Pero deja de lado muchas medidas útiles contra el injerto, como terminar el foro privilegiado . La resistencia del Congreso lo obligó a retrasar una propuesta para criminalizar las donaciones ilegales de campaña.

Ahora, la propia familia Bolsonaro se enfrenta al escrutinio de los investigadores, lo que puede enfriar su entusiasmo por el robo de injertos. En enero, otro de los hijos del presidente, Flávio, un senador de Río de Janeiro, intentó reclamar a un foro privilegiado para evitar una investigación sobre transacciones sospechosas registradas en la cuenta bancaria de su conductor. Si tales escándalos se multiplican, los aliados más vociferantes de Lava Jato podrían convertirse en sus peores enemigos.

América intenta destituir a Nicolás Maduro

América Latina

“Nadie predice la fecha de la revolución rusa”, señala Elliott Abrams, el representante especial de Donald Trump para Venezuela. “No tenemos capacidad para predecir cuándo colapsarán los regímenes. Pero estamos acentuando las contradicciones ”.

Cuando la administración de Donald Trump reconoció a Juan Guaidó (en la foto), orador de la asamblea nacional de Venezuela, como presidente interino del país e impuso sanciones contra la industria petrolera en enero, algunos creyeron que las fuerzas armadas abandonarían rápidamente a Nicolás Maduro. Pero aunque las condiciones de vida se están deteriorando, el régimen no muestra signos de implosión. De hecho, es cauteloso tomar la ofensiva. Ha arrestado a Roberto Marrero, el jefe de personal de Guaidó, ha despojado a Guaidó de sus derechos políticos y puede estar listo para arrestarlo también.

Aunque las fuerzas armadas se han quedado con el señor Maduro, el gobierno no confía en ellas. Las unidades del ejército tienen sus armas encerradas por la noche y su combustible racionado, dice el funcionario estadounidense. Un ex oficial de inteligencia venezolano reveló videos de oficiales disidentes que fueron torturados. El gobierno está utilizando las fuerzas paramilitares para reprimir las manifestaciones y arrestar a los activistas de la oposición, y cuenta con 2.000 a 5.000 efectivos de inteligencia y seguridad cubanos para prevenir cualquier rebelión militar. “Se insertan en la cadena de mando militar con la autoridad para dar órdenes”, dice William Brownfield, un ex embajador estadounidense en Caracas.

En respuesta, la administración Trump está aumentando la presión sobre Cuba. Ha activado parcialmente el Título III de la Ley Helms-Burton, que los presidentes han suspendido desde su aprobación en 1996. Esto permitiría a los estadounidenses demandar a algunas empresas extranjeras que utilizan activos expropiados después de la revolución cubana de 1959. Pero el régimen comunista de Cuba Sobrevivió 60 años de presión económica estadounidense. “El mensaje a los cubanos es ‘Tú eres el siguiente’”, dice un ex funcionario. “No tienen ninguna razón para ayudar” en Venezuela.

El gobierno insiste en que el régimen es más débil y la oposición más fuerte que a principios de año. “Maduro no puede gobernar, creo que se está estableciendo”, dice el funcionario. “Así que eventualmente les será difícil mantenerse en el poder”. Tal vez. Quizás el colapso de los servicios públicos provoque un levantamiento popular. Pero después de las manifestaciones masivas que siguieron a la proclamación de Guaidó como presidente interino, hay indicios de que la oposición está perdiendo el corazón y el impulso. La vida cotidiana, en medio de cortes de energía y por lo tanto los suministros de agua, es sombría. En un informe publicado esta semana, Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins encontraron un aumento en las muertes maternas e infantiles, la propagación incontrolada de enfermedades como el sarampión, la difteria y la tuberculosis y los altos niveles de desnutrición infantil.

La alternativa es poner mucho más énfasis en la negociación, mientras se alienta a América Latina y Europa a aumentar la presión congelando los activos de los líderes del régimen. En 2015-16, el Sr. Maduro usó las conversaciones para ganar tiempo y dividir a la oposición. Pero parecen inevitables. Los estadounidenses dicen que el único tema de discusión con el señor Maduro y un puñado de sus amigos serían las condiciones de su partida. Pero en el período previo a una elección libre, todas las facciones, incluido el movimiento gobernante chavista , deben ser incluidas, dice un funcionario. Aquellos con largos recuerdos recuerdan que todas las transiciones democráticas en América Latina, excepto en Granada y Panamá, requerían conversaciones. Las dos excepciones fueron donde los Estados Unidos invadieron.

El destino del dólar dará forma a los mercados financieros en 2019.

América Latina

Después de subir un 7% frente a una canasta de monedas en 2018, ¿hacia dónde se dirigirá ahora?

Durante las vacaciones, aquellos a quienes les gustan sus películas navideñas libres de alegría estacional pueden haberse fijado en «El león en invierno», con Peter O’Toole como Henry II y Katharine Hepburn como Eleanor, su esposa separada. Henry decide que ninguno de sus hijos por Leonor es un heredero adecuado y los condena a muerte. Encerrado en un sótano cuando su padre se acerca, Richard decide no encogerse. «Como si la manera en que uno cae es importante», se burla uno de sus hermanos. «Cuando la caída es todo lo que es», responde Richard, «importa».

De vuelta en el trabajo, los inversionistas podrían aplicar este aforismo al destino del dólar. En un período volátil para los mercados financieros, subió un 7% frente a una amplia canasta de monedas en 2018 y un 4% frente a un grupo más reducido de monedas de países ricos (ver gráfico). Uno de los principios más sólidos del comercio de divisas es que lo que sube aumenta con el tiempo. El dólar está sobrevaluado en los puntos de referencia, como el índice Big Mac de The Economist (ver detalle gráfico). Se debe una caída. Cuando eso es todo lo que queda, la forma de su caída será muy importante.

El caso bajista del dólar se basa en la expectativa de que el crecimiento del PIB en Estados Unidos se desacelerará notablemente. El año pasado, fue impulsado por los recortes de impuestos. Ese estímulo se desvanecerá. Los aumentos en las tasas de interés por la Reserva Federal serán más duros. Un menor precio del petróleo es un factor. Daña la inversión en las regiones de esquisto de América, pero es una bendición para los países importadores de petróleo en Asia y Europa. El mercado de valores de Estados Unidos es relativamente caro. Sus queridos tecnológicos ya no parecen invulnerables. En resumen, un período excepcional para la economía de Estados Unidos está llegando a su fin. El dólar también debería perder terreno.

Pero todavía no. En noviembre, Mansoor Mohi-uddin, de NatWest Markets, estableció tres condiciones previas para un cambio decisivo en el dólar: una “pausa” por parte de la Fed, un acuerdo para poner fin a la disputa comercial de Estados Unidos con China y los signos de un repunte en la zona euro. economía. El primero es ahora menos de un obstáculo. El jefe de la Fed, Jerome Powell, insinuó el 4 de enero que podría posponer nuevos aumentos en las tasas de interés. Se han reanudado las conversaciones sobre el comercio con China. Pero los datos económicos de Europa siguen siendo débiles. Las tasas de interés en Estados Unidos pueden no subir mucho más, si es que lo hacen, pero sin embargo son más altas que en Japón o la zona euro. Poseer el dólar sigue siendo gratificante.

¿Cómo podría eso cambiar? En general, hay dos escenarios. En la primera, las nubes de la guerra comercial comienzan a dispersarse. Los recortes de impuestos y la política monetaria más flexible en China comienzan a estimular el gasto del sector privado. Eso agita a otras economías asiáticas, que a su vez refuerzan la actividad en la zona euro, que depende en gran medida de la demanda de los mercados emergentes. Los rendimientos de los bonos aumentan con la expectativa de que las tasas de interés subirán en Europa. Caen en Estados Unidos, a medida que los comerciantes comienzan a cotizar en recortes de tasas El dólar desciende frente al euro. Un Brexit suave aumenta la libra. El capital es empujado hacia los mercados emergentes, en busca de mejores rendimientos. Rally de los mercados de valores, especialmente fuera de América. Todos respiran aliviados. Se siente como 2017 de nuevo.

En el segundo escenario, la brecha entre el crecimiento del PIB en Estados Unidos y en otros lugares también se estrecha. Pero en este caso, lo hace únicamente a causa de una desaceleración en Estados Unidos, en lugar de mejores noticias en otros lugares. La disputa comercial se intensifica. La continua incertidumbre significa que los recortes de impuestos de China se ahorran y no se gastan. Una mayor debilidad en China hace que otros mercados emergentes se tambaleen. El punto débil en la economía de la zona euro resulta no ser temporal, sino un reflejo de la débil demanda de exportaciones. Los activos de riesgo se venden en general. El dólar cae con fuerza contra el yen y el franco suizo, habituales baches para el pánico. El euro se mantiene débil. La escasez de monedas de puerto seguro conduce a un aumento del precio del oro.

En qué medida la realidad se ajusta a uno u otro de estos escenarios depende mucho de lo que suceda en China. Un acuerdo comercial con Estados Unidos impulsaría las monedas de los mercados emergentes frente al dólar, al igual que un estímulo fiscal efectivo. El camino que toma el dólar contra las monedas de los países ricos depende de la desaceleración en Estados Unidos, dice Kit Juckes de Société Générale, un banco francés. Si es repentino, el dólar cae contra el yen. Si es gradual, cae contra el euro.

La forma en que caiga el dólar será determinada por los eventos y, a su vez, por su forma. Los estrategas de J.P. Morgan aconsejan a los inversores que desconfían de vender activos de riesgo que saquen algunos seguros comprando el yen, el franco suizo y el oro, los activos que probablemente aumenten si las cosas se ponen difíciles. Si una caída es todo lo que queda, importa que tengas algo para amortiguarla.

 

 

Este artículo apareció en la sección de Finanzas y economía de la edición impresa bajo el título «Cómo caen los poderosos».

Las reservas previas a la sal devuelven a los gigantes energéticos a Brasil a pesar de los persistentes riesgos

América Latina | Economía | Política

El 27 de octubre de 2017, se lanzaron nuevas rondas de subasta para los ocho bloques de presal en Brasil. A medida que el gobierno brasileño aprobó un nuevo marco regulatorio para el proceso de licitación para permitir más inversores, 14 compañías extranjeras y dos entidades brasileñas fueron calificadas para participar en la subasta.

Como resultado de la subasta, la Agencia Nacional de Petróleo, Biocombustibles y Gas Natural (ANP) adjudicó seis bloques costa afuera a Shell, la estatal brasileña Petroleo Brasileiro (Petrobras) y Statoil. Esto generó BRL 6.15 mil millones (aproximadamente USD 1.9 mil millones) en bonos de firma y BRL 760 millones (aproximadamente USD 234.8 millones) en inversiones. La ANP también anunció que se planean dos rondas de subasta más para campos de capas de presal en 2018 y en 2019. ExxonMobil (EE. UU.) Tomó ocho bloques de reservas de presal en la reciente subasta en abril de 2018, mientras que Petrobras tomó seis bloques.

Además, los nuevos cambios regulatorios y económicos en el sector brasileño de petróleo y gas han traído más transparencia sobre las futuras inversiones en las reservas pre-sal, incentivando a inversionistas extranjeros como ExxonMobil (EE. UU.) Y Statoil (Noruega) a invertir nuevamente en proyectos energéticos brasileños . El marco regulatorio mejorado puso fin a la participación obligatoria de Petrobras como “el único operador en el pre-sal”, creando nuevas oportunidades para otros inversores.

Un futuro brillante, pero abundan los riesgos

El futuro del sector brasileño de petróleo y gas, y luego de la economía brasileña, es positivo. En 2017, el sector del petróleo y el gas natural representó el 11 por ciento del PIB de Brasil, y sigue creciendo. Con una economía recuperada, el gobierno brasileño afirmó que Brasil se había convertido en el mayor productor de petróleo de América Latina, y que las reservas del presal han sido consideradas como “una de las reservas de petróleo más prometedoras del mundo”. El gobierno brasileño espera así la subasta para generar inversiones de alrededor de USD 36 mil millones para los próximos 10 años, y crearía alrededor de 500,000 empleos directos e indirectos. Este desarrollo en el sector de petróleo y gas proporciona una perspectiva optimista para la economía de muchos estados brasileños que dependen de la producción de petróleo, ya que “la exploración de las áreas [del presal] debería generar BRL 400 mil millones en regalías e impuestos en los próximos 30 años . “Este desarrollo podría invitar a un mayor desarrollo económico y social en los estados brasileños que han sufrido la reciente economía calamitosa.

Como la corrupción, el fraude y el soborno siguen siendo problemas persistentes en Brasil, los inversores buscarán en la administración del presidente brasileño Michel Temer reforzar las nuevas leyes reguladoras y económicas para mitigar estos riesgos en la industria del petróleo y el gas y en Brasil en general. De hecho, Reuters indicó el 17 de abril de 2018 que el presidente Temer lanzó una serie de cambios de política para “tentar a los inversionistas a regresar a la economía latinoamericana número uno”. El presidente intentó cortar las restricciones a la producción de petróleo y gas eliminando los derechos exclusivos de Petrobras en el funcionamiento de yacimientos de petróleo del presal.

Sin embargo, a pesar de los desarrollos positivos en el sector del petróleo y el gas, existen riesgos políticos persistentes que los inversores deben desconfiar. Estos riesgos incluyen inseguridad judicial, corrupción de alto nivel, daño a la reputación, expropiación y nacionalización con la participación de Petrobras e incertidumbre contractual. Por ejemplo, un artículo del Financial Times del 27 de octubre de 2017 informó que un juez federal emitió un requerimiento judicial para bloquear la subasta de octubre de 2017, un movimiento político buscado por el izquierdista Partido de los Trabajadores. Si bien la subasta se suspendió brevemente, la orden judicial fue anulada. Sin embargo, esta obra reciente proporciona una historia de advertencia para los inversores, ya que la inseguridad judicial y política puede socavar el progreso de las subastas y las inversiones de las reservas del pre-sal. Junto con estos problemas, las próximas elecciones presidenciales podrían revertir las políticas de Temer y el nuevo marco regulatorio.

Real brasileño cae más en la región por intervención del Banco Central

América Latina

El verdadero descenso de la demanda en Brasil se debió a que el banco central intervino para debilitar la moneda, compensando el alza de los precios de las materias primas.

El real cayó un 1 por ciento a 3.2696 por dólar el lunes en medio de un comercio reducido debido a las vacaciones del Día de la Independencia de Estados Unidos. El banco central de Brasil colocó los 10.000 contratos de swaps inversos ofrecidos en una subasta esta mañana, lo que equivale a comprar 500 millones de dólares en el mercado de futuros.

Otras monedas de los mercados emergentes ganadas como metales preciosos condujeron a los commodities más altos en la especulación de que los bancos centrales en algunas de las principales economías del mundo intensificarán el estímulo monetario tras la decisión de la U.K. de abandonar la Unión Europea. El real ha subido la mayor parte de cerca de 150 monedas por todo el mundo este año, incitando el banco central intentar limitar su apreciación vendiendo $ 43.3 mil millones en swaps reversos desde el 21 de marzo.

“Los operadores están especulando que se abrió una ventana de oportunidad para que el banco central recorte su posición de swaps, la cual debería mantener la presión sobre el real”, dijo Joao Paulo de Gracia Correa, jefe de divisas de la corredora SLW en Curitiba, Brasil. “Aún así, hay un entorno muy positivo para los activos más riesgosos en todo el mundo, por lo que espero cierta volatilidad para el real”.

Los comerciantes han empujado hacia arriba el valor de activos brasileños este año en la especulación que una nueva administración pavimentaría la manera para las medidas para restablecer la economía y para frenar un globoing el déficit presupuestario. Recuperar la confianza de los inversionistas es un objetivo clave para Michel Temer, quien asumió la presidencia el 12 de mayo tras una votación en el Senado que obligó a Dilma Rousseff a dimitir temporalmente mientras se enfrenta a un juicio de destitución.

En Brasil, los economistas redujeron su previsión de inflación para 2016 por primera vez en siete semanas, ya que prevén una moneda más fuerte este año y el próximo. Los precios al consumidor subirán un 7,27 por ciento este año, por debajo del nivel actual de 9,32 por ciento, según una encuesta del banco central para la semana que finalizó el 1 de julio. También redujeron su pronóstico de inflación para el año 2017 por primera vez desde mediados de mayo, A 5,43 por ciento. Ellos ven el final real del año en 3,46 por dólar de los EE.UU., de 3,6 la semana anterior. Los analistas pronostican que la economía de Brasil se contraerá un 3,35 por ciento este año, en comparación con un pronóstico previo de una recesión del 3,44 por ciento.
Las tasas de swap en el contrato con vencimiento en enero de 2018, un indicador de las expectativas de movimientos de tasas de interés, cayeron 0,04 puntos porcentuales a 12,68 por ciento.

Venezuela saca billete de 100 bolivar de la circulación

América Latina

El presidente dice que el movimiento de la sorpresa necesitado para contener el especular, pero los críticos lambast mueven como impractical en medio de la crisis de la inflación

El gobierno venezolano retirará su mayor billete de circulación en su último intento de enfrentar la peor crisis inflacionaria del mundo.

El presidente Nicolás Maduro dijo el domingo que la nota de 100 bolívares, que actualmente vale sólo dos centavos de dólar estadounidense (1,6 puntos) en el mercado negro, será retirada el miércoles. Los venezolanos tendrán entonces 10 días para intercambiar las notas en el banco central.

Maduro dijo que el movimiento sorpresa fue necesario para ayudar a detener la especulación de las pandillas criminales en la frontera de Venezuela con Colombia. “Debemos seguir golpeando a las mafias”, dijo.

Su asediado gobierno ya anunció planes para introducir seis billetes más grandes y tres monedas nuevas desde el jueves de esta semana.

Los críticos dijeron que la última medida era impráctica y no abordaría la causa raíz de la crisis financiera del país. También corre el riesgo de provocar una repetición del caos presenciado en la India cuando la retirada de las notas de rupias de mayor valor provocó enormes colas en los bancos.

Escribiendo en Twitter, el líder de la oposición Henrique Capriles dijo: “¡Cuando la ineptitud gobierna! ¿Quién podría pensar en hacer algo así en diciembre en medio de todos nuestros problemas?

Maduro se enfrenta a una creciente ira por su manejo de la crisis financiera y política que envuelve a Venezuela. En octubre, los funcionarios bloquearon un intento de celebrar un referéndum de su gobierno socialista. El mes pasado, los planes para negociaciones con el Vaticano fueron suspendidos después de que los funcionarios no asistieron a las reuniones.

Google y Cuba firman acuerdo para almacenar datos en servidores de la isla

América Latina

Acuerdo que elimina la señal de distancias largas que tienen que viajar a través de Venezuela elimina el principal obstáculo para un Internet normal, más rápido en Cuba

Google y el gobierno cubano han firmado un acuerdo que permite al gigante de Internet proporcionar un acceso más rápido a sus datos mediante la instalación de servidores en la isla que almacenará gran parte del contenido más popular de la compañía.

El almacenamiento de datos de Google en Cuba elimina las largas distancias que las señales deben viajar desde la isla a través de Venezuela hasta el servidor de Google más cercano. Más de medio siglo después de cortar virtualmente todos los lazos económicos con Cuba, Estados Unidos no tiene vínculos de datos directos con la isla.

El acuerdo anunciado el lunes elimina uno de los muchos obstáculos a una Internet normal en Cuba, que sufre de algunos de los accesos más limitados y costosos del mundo. Las conexiones domiciliarias siguen siendo ilegales para la mayoría de los cubanos y el gobierno cobra el equivalente al salario promedio de un mes por 10 horas de acceso a lugares públicos Wi-Fi con velocidades frecuentemente demasiado lentas para descargar archivos o ver videos en streaming.

El acuerdo no afecta a la anticuada infraestructura de comunicaciones de Cuba ni amplía el acceso público a Internet, pero podría hacer que los sitios web de Google como YouTube o Gmail hasta 10 veces más rápido para los usuarios dentro de Cuba. El contenido alojado por otras compañías no se verá afectado.

Ni el presidente de Google, Eric Schmidt, ni los funcionarios cubanos hablaron con la prensa después de la ceremonia de firma en La Habana.

Funcionarios cubanos parecen estar acelerando sus aprobaciones de acuerdos con compañías estadounidenses en un intento de construir un impulso detrás de la normalización entre Estados Unidos y Cuba antes de que Donald Trump asuma el cargo el próximo mes. El pacto de Google fue anunciado menos de una semana después de que Cuba diera a tres compañías de cruceros estadounidenses el permiso para comenzar a navegar a la isla el próximo año. Funcionarios familiarizados con las negociaciones dicen que otros acuerdos, incluyendo uno con General Electric, están en marcha.

Argentina concentra el 11% de las exportaciones globales del agro

América Latina

Once de cada 100 toneladas de granos y derivados industriales que se comercializan en el mundo son de origen argentino. En la campaña 2014/15 el país exportó 75 millones de toneladas.

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, elaborado en base a datos globales delDepartamento de Agricultura de los EEUU (USDA), reveló que en la campaña agrícola 2014/2015 la Argentina exportó 75 millones de toneladas de granos y subproductos (principalmente aceites y harinas), sobre un intercambio global de 682 millones de toneladas.

El dato, difundido por el diario Clarín en su edición de este lunes, muestra la relevancia que mantiene la Argentina en el mercado internacional de cereales y oleaginosas. El país retuvo en la última campaña el liderazgo del comercio global de harina y aceite de soja, además de biodiesel, un combustible elaborado a partir del propio aceite de soja.

Para recuperar el crecimiento debe aumentar la inversión

América Latina | Economía

Para aumentar la oferta frente a la presión que impone el estímulo a la demanda

Durante de los últimos años la política gubernamental se ha orientado a fortalecer la demanda como sustento del crecimiento. La inversión, especialmente en los últimos años, ha quedado relegada a un segundo plano.

A partir de 2005, al agotarse parcialmente el exceso de capacidad de producción legado de la crisis de 1998-2001, la dinámica inversora se intensificó y la participación de la Inversión Bruta Interna Fija (IBIF) en el PIB alcanzó 20% en el período 2006- 2008.

Desde entonces, primero por factores externos y luego por motivos internos, la incidencia de la inversión en el PIB se estabilizó en torno de 17%, un nivel que resulta insuficiente para sustentar un proceso de crecimiento continuo a tasas elevadas.

Tanto la construcción como el equipo durable de producción –que son los dos componentes de la inversión– mostraron contracciones importantes. Una gran parte de ese fenómeno se vincula, indudablemente, con la disminución de la Inversión Extranjera Directa (IED), especialmente en 2013 y 2014. Al respecto, el total de IED se redujo desde US$ 15.300 millones en 2012 a US$ 11.300 millones en 2013 y a sólo US$ 6.200 millones en 2014.

El panorama reciente de la IED empeora sensiblemente cuando se estudia su composición. En este sentido, las nuevas inversiones pasaron de US$ 5.200 millones en 2012 a un promedio de US$ 3.200 en el último bienio.

En este contexto, es posible que el 2015 cierre con una tasa de inversión levemente por encima de 17% del PIB, lo que implicaría una caída de tres puntos porcentuales respecto del máximo alcanzado en 2006-2008.

Esa significativa retracción en la tasa de inversión constituye una restricción nítida al futuro ritmo de expansión de la economía argentina. El menor ritmo de crecimiento de los últimos años o incluso algún grado de contracción, han generado un aumento de la capacidad productiva ociosa en algunos sectores, pero en otros la ocupación es virtualmente plena.

A medida que transcurre el tiempo, la “brecha de la inversión” se ensancha. Si el próximo Gobierno se pusiera como objetivo para el corto plazo que la tasa de inversión retornara al nivel de 2006-2008 (20% del PIB) se necesitarían nuevos proyectos de inversión por US$ 16.000 millones, monto que cuadruplicaría el flujo de aportes en concepto de Inversión Extranjera Directa registrado durante 2014.

Incluso, aproximadamente US$ 10.000 millones de ese aumento de US$ 16.000 millones en la inversión deberían destinarse a incrementar y renovar el equipo durable de producción, componente sobre el que cayó la mayor parte del ajuste en la tasa de inversión durante los últimos años.

Más aún, en el mediano y largo plazos, el desafío de la Argentina no debería limitarse a recuperar la tasa de inversión alcanzada en 2006-2008, sino por lo menos alcanzar un nivel del 25% del PIB, distantes de las famosas “tasas chinas” de comienzos de esta década del orden del 40% del PIB, pero posibles con un cambio profundo de la orientación de la política económica.

El estímulo a la demanda combinado con contracción de la inversión, es decir, de la oferta nacional, termina generando presión importadora e inflación o ambos fenómenos al mismo tiempo. Resolver ese dilema tiene dos caminos, o el ingrato “ajuste” por el lado de la demanda o el aumento de la oferta como resultado de una mayor inversión.

Jorge Todesca