América Latina

Una reflexión sobre las restricciones a la importación en Argentina

América Latina

Actualmente, Argentina opera un régimen complejo de control de divisas. En un esfuerzo por sustituir las importaciones con la producción nacional, el gobierno ha emitido gradualmente varias restricciones para los intercambios extranjeros.

Para todas las empresas que operan dentro del territorio, las transferencias de fondos hacia y desde el país deben realizarse de acuerdo con las regulaciones del Banco Central y se imponen restricciones a las inversiones entrantes y salientes, pagos de intereses y cualquier otro monto pagadero en moneda extranjera.

Esto hace que el comercio internacional sea bastante difícil de tratar por las empresas locales, agregando otras medidas como el requisito de reembolso del capital de la autorización del Banco Central, al igual que los pagos por tarifas de servicio y regalías hechas a entidades relacionadas o entidades residentes en un paraíso fiscal.

En enero de 2015, la Organización Mundial del Comercio (OMC) declaró que las declaraciones juradas de importación y otras medidas relacionadas con el comercio aplicadas por Argentina eran incompatibles con las normas internacionales. La conclusión fue adoptada por el Órgano de Apelación de la entidad multilateral en las controversias planteadas separadamente por los Estados Unidos, Japón y la Unión Europea para la aplicación por la Argentina de las declaraciones juradas de importación anticipada (DJAI) y otros requisitos para los importadores relacionados con el comercio (República Popular China).

El primer intento de eliminar estas Declaraciones fue presentado por la empresa IMSA-Kymco, representante en Argentina de la marca de motocicletas Kymco, que logró una decisión judicial favorable para importar motocicletas y repuestos sin presentar las famosas declaraciones juradas.

Julio de 2015 fue un mes decisivo para el mercado externo ya que finalmente se llegó a un acuerdo mediante la reciente decisión del tribunal de la OMC: el gobierno argentino se vio obligado a eliminar DJAI (declaraciones juradas de importación anticipada) y el plazo de cumplimiento se fijó para el 31 de diciembre de 2015.

¿Será este el final de las barreras a las importaciones?

Hay varios inversores institucionales que esperan la llegada del nuevo gobierno, que asumirá en enero de 2016 y puede traer nuevas políticas de comercio exterior.

Por Carlina Cebolla,

Coordinadora General en Riskma Solutions